Los factores de riesgo son todos aquellos que favorecen la formación de trombos, rotura de las arterias y la arteriosclerosis.

Tensión arterial – La hipertensión o tensión arterial elevada, puede provocar la rotura de una arteria o producir arterioesclerosis. Es el factor de riesgo más importante.

Tabaco – Fumar ayuda a la formación de arteriosclerosis, con estrechamiento de las arterias.

La fibrilación auricular – Este tipo de arritmia, muy frecuente, favorece la formación de trombos en el corazón, pudiendo llegar al cerebro a través del flujo sanguíneo (embolia cerebral).

Colesterol y triglicéridos – Altos niveles favorecen la formación de la arteriosclerosis.

Exceso de peso, obesidad – Se está convirtiendo en un problema importante para la salud en nuestro país y por supuesto, un mayor riesgo de padecer un Ictus.

Diabetes – Es conveniente mantener un nivel adecuado y constante de azúcar en sangre.

Antecedentes – Personales y/o familiares exigen mayor control.